CESTARI: 4 GENERACIONES, LA MISMA PASIÓN

Facebook
Twitter
LinkedIn

Industrias Metalúrgicas Cestari es la firma de las tolvas autodescargables por excelencia. Más de 90 años de desarrollo y crecimiento hacen que hoy sea líder en el mercado, sin por eso dejar de lado la humildad y el espíritu de trabajo que caracteriza a todas las generaciones de esta empresa familiar. En 1927, en un pequeño taller en Colón, don Andrés Cestari comenzó con esta firma que hoy ocupa a más de 100 empleados y que llevó sus tolvas a más de 35 países. 

“Para nosotros, estar presente en las ferias es estratégico”, señala Lucila Cestari, quien junto a sus hermanos Juan Andrés, Valentina y Guido forma la cuarta generación a cargo de la empresa, “Vamos a estar en Agroactiva porque es una exposición importante, como son todas las ferias. Ésta es una exposición en la cual confiamos. Sabemos que cuenta con una gran participación de público genuino, que va a ver los productos expuestos y va con entusiasmo, como lo ha hecho toda la vida. Así que estaremos en Agroactiva con las mejores expectativas porque siempre nos aporta muchas posibilidades de conocer nuevos clientes y de generar nuevos negocios. La exposición suele funcionar como punto de encuentro con personas que no conocíamos o no nos conocían, de mostrar nuestras novedades y de escuchar todas las consultas, sugerencias y necesidades por parte de nuestros usuarios”.

El año que se inicia es particularmente especial para la empresa, ya que cumple 95 años. “Somos Cestari” es el slogan que los acompaña y en este aniversario se refuerza la apuesta a la industria local, provincial y nacional. En lo que respecta al sector, se muestran optimistas: “Deseamos que al productor le vaya bien, que tenga una buena cosecha, que se mantenga un buen diálogo entre el gobierno y el sector agropecuario y que los créditos lleguen con tasas accesibles para poder vender máquinas de la mejor manera posible. Tampoco escapa a nuestras expectativas tener buenos precios de los cereales y que el clima ayude. El campo depende mucho del clima y el productor depende del campo, de la calidad y eficiencia de la maquinaria y de la existencia de crédito. El fabricante depende de todo lo anterior por eso CESTARI protege ambas partes. Un modo de cuidar al campo y al productor es aprender e innovar para ser la mejor tolva”. 

“Estas condiciones favorables son un incentivo fundamental para que el productor se sienta seguro de invertir. Lo ideal es que se mantengan en el tiempo porque el campo trabaja todo el año, no solamente en época de cosecha”, subraya Lucila, a la vez que adelanta que “estamos planeando novedades, accesorios, adaptaciones, y todo lo que se le puede aplicar a una tolva para un mejor servicio y un mejor acompañamiento a la cosechadora”.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Más Novedades