LA MUESTRA DE MAYOR TRAYECTORIA EN EL PAÍS

La exposición agropecuaria a campo abierto en la actualidad más grande de América.

Nuestra historia

AgroActiva es la muestra agropecuaria a campo abierto en la actualidad más grande de América. Nació en el año 1995, a través de la visión de dos instituciones señeras de la localidad de Armstrong (el Centro Industrial y el Club Defensores), ubicada en el corazón de la industria metalmecánica de la Argentina. En aquel entonces surgió como una idea para competir contra la única feria agropecuaria del país que, como ocurre con cada empresa o rubro que tiene presencia monopólica en el mercado, había tomado actitudes no deseadas para con sus clientes. Los fabricantes de maquinaria decidieron armar un evento y, con mucho esfuerzo, lograron montar la primera AgroActiva que tuvo una aceptable participación de empresas y fue visitada por público principalmente regional.


Aquellos entusiastas impulsores de la exposición llevaron a cabo tres ediciones, con mucho sacrificio y complicaciones en un contexto económico y social del país que no acompañaba, pero trabajaban para la muestra en sus tiempos libres descuidando en algunos casos sus industrias. Por lo tanto se tomó la decisión de buscar socios, y se pensó en la empresa Organización Seguridad de Empresas (OSE) que tenía experiencia en la prestación de servicios para AgroActiva y otras ferias de este tipo en materia de boleterías, seguridad, recursos humanos y otras tareas.

En este sentido, su titular Luis Nardi propuso a los creadores de AgroActiva directamente comprar la marca y hacerse cargo de la organización total del evento; esta propuesta fue aceptada por los dueños hasta ese entonces de la feria y la misma pasó a manos de OSE que, inmediatamente, creó la firma AgroActiva SA. A partir de allí la muestra fue creciendo de manera escalonada, continua, tocando su pico máximo en la edición del año 2007, en Oncativo provincia de Córdoba. Luego por cuestiones políticas y económicas del país la cantidad de expositores y visitantes tuvo una merma, aunque no fue significativa y le permitió seguir siendo la exposición agropecuaria líder en Argentina y América. Cada una de las ediciones ha tenido su impronta y su rasgo distintivo que aquí se describe en una apretada síntesis. El común denominador fue el de una muestra en constante crecimiento, que pasó de ser un evento regional a un fenómeno de extraordinaria convocatoria y de enorme repercusión nacional e internacional. Pese a lo que hoy representa AgroActiva en el país y en el mundo de los agronegocios, nunca perdió su impronta chacarera, del interior, federal, entendiendo la lógica del otro y poniendo al expositor por sobre todas las otras cosas.